Montecristo, restaurant y castillo

Localizado en el Castillo Pittamiglio, soñado y realizado por el excéntrico arquitecto y alquimista Humberto Pittamiglio, se encuentra Montecristo Restaurante-Museo.
El restaurante incorpora equipamiento e infraestructura del más alto nivel, siempre respetando el patrimonio arquitectónico del castillo, e integrando espacios de cuidada decoración.

Publicado el 23 de noviembre de 2012
Escrito por Redacción

HISTORIA DEL CASTILLO
               Humberto Pittamiglio fue un reconocido ingeniero y arquitecto del Montevideo de principios de siglo XX. 
Era un hombre de pocos amigos, fanático de la ópera, que solía pasearse por las inmediaciones del castillo en horas de la noche, bajo una gran capa negra.
Estudió y se recibió de arquitecto en la Universidad de la República.

              Pittamiglio construyó éste, su castillo, que es un paseo por la alquimia. 
La construcción del castillo comenzó en 1911. En 1905 le compra el terreno a Francisco Piria, en una zona de ranchos denominada La Estacada, a muy bajo precio. 

             El castillo que construye, cuenta con 54 habitaciones y tiene 33 puertas y escaleras, muchas de las cuales no conducen a ninguna parte, que para la alquimia significan la búsqueda constante.

             Cuenta con una torre principal de 45 metros de altura, y con 23 torreones de diferentes tamaños, que Pittamiglio fue construyendo a medida que volvía de sus frecuentes viajes a Europa.
Una de las torres, junto a la chimenea, tiene en su extremo una gárgola de oro macizo y una serie de azulejos en forma de rombo con diamantes incrustados. Las gárgolas tienen como misión proteger al castillo. 

La torre principal con la rosa de los vientos, tiene una espada templaria clavada en su cima y el extremo del mango apunta hacia el este, hacia Las Flores, lugar donde Pittamiglio tenía otro castillo.

               El castillo constituye un verdadero laberinto de 1.300 metros cuadrados, distribuidos en una aparentemente loca arquitectura de niveles desencontrados, que se quiebran y se suceden sin lógica aparente, que representan las sucesivas transformaciones del hombre en su pasaje por la vida terrenal.

Para llegar al recibidor principal, hay tres salas previas con diferentes formas geométricas. La primer figura es el cuadrado, comienzo de la búsqueda para la alquimia, luego el octógono y finalmente en la culminación del recorrido, el círculo, representado por un torreón gigantesco, con la rosa de los vientos sobre el mar, y la Victoria de Samotracia asomándose a la rambla.
Cuando se hace todo este periplo, según la tradición alquímica, se habrá procesado la transformación del visitante, con una renovación total de su energía.

              En el piso hay flechas de mármol, las cuales marcan la entrada y la salida, éstas llevan a la cruz templaria, el punto más energético del castillo.
En la construcción se destaca la simbología marina por medio de barcos, mayólicas e incrustaciones en cerámicas, que hacen referencia a la vía de la alquimia que estudiaba su propietario: la vía húmeda.


ALQUIMIA URUGUAYA
             Tres puntos marcaban los vértices de un triángulo alquimista perfecto: el Castillo de Piria, el Argentino Hotel, y el Castillo Pittamiglio; este último, según ellos, el más energético del Uruguay.

               El Argentino Hotel visto desde el aire forma una "H" mayúscula, símbolo de poder para la alquimia; tanto así que Pittamiglio le agregó la "H" a su nombre original "Umberto", de origen italiano.


FIN DE UN VIAJE
              La aventura alquímico-arquitectónica de Pittamiglio culminaría el día de su muerte, en 1966.
De todas maneras, el castillo no se da por terminado, ya que para la alquimia la construcción y búsqueda son permanentes.


Te invitamos a visitar la página del Castillo Pittamiglio, por más información: www.castillopittamiglio.com

Descubrí a restaurant Montecristo aquí.


¿Te pareció interesante esta nota? 
Mantenete al tanto de todas nuestras publicaciones clickeando ME GUSTA en nuestro perfil de facebook o SEGUINOS en twitter

Comentarios